Hoy es: Miércoles 20 October 2021
Todo sobre Salud, dietas y belleza - Contacto

Hambre Emocional: ¿Somos comilones emocionales?

emotional_eating.jpg

Comemos debido a la sensación de hambre o porque estamos aburridos, solos, casados, solteros. Comemos porque pasamos cerca a una tienda de donas, porque estamos en una fiesta, porque nuestra madre cocinó y no queremos despreciar su gesto o porque deseamos comer tanto como nuestra pareja lo hace o porque no queremos privarnos a costa de deprimirnos.

¿Alguna de esas razones suenan familiares? Acaso, ¿Somos comilones emocionales? Nada tan real como el Hambre Emocional, en el que la comida se convierte en un arma para lidiar con las emociones negativas.

Aunque no lo crean, un patrón psicológico que nos hace abandonar el estilo de vida saludable, una y otra vez. Sin embargo: ¿Estamos listos para finalmente hacernos cargo del hambre, nuestro peso y nuestras vidas? ¡Pues comencemos!

Lo primero y fundamental, identificar si nos alimentamos por necesidad, o por aburrimiento, tristeza, alegría, o frustración. Pues mientras el hambre emocional es el hábito de comer sin tener realmente apetito, más bien como respuesta a sentimientos o emociones indeseables. El hambre fisiológica, se produce cada 3 o 4 horas y de allí la importancia de comer pequeñas porciones en pequeños lapsos de tiempo, para evitar llegar con más ansías a la siguiente comida.

A continuación, un interesante cuestionario que nos ayudará a identificar el Hambre Emocional.

La última vez que comimos:

  1. ¿El hambre llegó de improviso o lo hizo gradualmente?
  2. Cuando tenemos hambre: ¿Sentimos la desesperación por comer lo que sea y de inmediato?
  3. Cuando comemos: ¿Prestamos atención a lo que entra en nuestra boca o simplemente la llenamos a prisa?
  4. Cuando tenemos hambre: ¿Podemos satisfacernos con alguna comida nutritiva? o ¿Necesitamos de cierto tipo de comida para lograrlo?
  5. ¿Nos sentimos culpables luego de comer?
  6. ¿Comemos al sentirnos enojados o cuando experimentamos alguna sensación de vacío emocional?

¡Enormes Diferencias! ¿Verdad?

Pero verán, lo importante ya no será sólo entender que somo comilones emocionales, sino también identificar el origen de esa actitud hacia la comida y darle solución.

En otras palabras, atacar el verdadero problema y mientras, un buen consejo, la reeducación de nuestros hábitos alimenticios. Hacernos de un pequeño horario que no nos deje pasar hambre y así combatir nuestra latente ansiedad.

Y por último, enteder que nuestro cuerpo no sólo se alimenta de comida, sino de refuerzos positivos, buenas energías, entre otras actividades que no sólo llenen nuestro organismo, sino también el espíritu y la mente.

Me gustaría saber si alguien

Me gustaría saber si alguien conoce algo del grupo de comilones anónimos. Quiero integrarme pero no tengo ningún dato. Le agradecería que me puedan ayudar. Saludos Cordiales!

SI YO SUFRO DE HAMBRE

SI YO SUFRO DE HAMBRE EMOCIONAL Y NO PUEDO EVITAR DE COMER Y CUANDO DSTOY SIN HACER NADA COMO LO Q SEA Y MI NOVIA ME DICE Q ESO ES UNA EMFERMEDAD AVECES DESPUES Q DUERMO LO Q HAGO ES COMER MASA Q TODO ME ALIMENTO DE COMISA CHATARRA

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío de spam.
CAPTCHA de imagen
Enter the characters shown in the image.

eDietas